miércoles, 19 de septiembre de 2018

#TIEMPODEPOLÍTICA / Salvador Fernández / México, banca-rica y banca-rota / #Columna / #Miércoles #Septiembre 19

Tiempo de política


Salvador Fernández
Publicado en el DIARIO DE TABASCO EL UNIVERSAL

México, banca-rica y banca-rota

Existe un consenso sobre la etapa de transición al nuevo gobierno de la República en el que el único que no lo asume es el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y hay dos visiones de la realidad económica en el que también se equivoca, por no expresarse “políticamente correcto”, que en economía importa y mucho.

El consenso es que ya terminó la campaña presidencial, ya concluyó la etapa de hablar a las plazas y expresar afirmaciones que ya no son de un candidato, sino del cada vez más próximo presidente de un país que tiene la décima economía del mundo. Afirmar que “México está en bancarrota” y reiterar al siguiente día que “el país está en crisis” es una verdad para los 55 millones de mexicanos en extrema pobreza, pero una mala señal para los mercados financieros nacionales y extranjeros, pues nadie quiere invertir en una nación “en bancarrota”. Por esa razón fue la nutrida reacción del sector empresarial y al área financiera de la administración federal saliente. Solo hay que recordar el famoso “error de diciembre” de 1994 cuando se filtró que habría una devaluación. En esta ocasión el “error de septiembre” no se filtró, lo está diciendo y reiterando el propio futuro presidente de la República.

López Obrador y sus cercanos aseguran que llegó a la presidencia de la República gracias a su terquedad, tozudez, necedad. Yo difiero y en cambio coincidió con quienes afirmamos que habría llegado desde el 2006 si escuchara consejos que se sabe es difícil de convencer. En esta ocasión, por el bien del país, que alguien le cuente la moraleja árabe de “no hables mal de tu camellus porque no lo vas a poder vender”, claro salvo que sea pecado diferir del mesías o un crimen de lesa sumisión.

Sobre la “bancarrota” es un hecho que hay dos Méxicos contrastantes, posiblemente el país más desigual del mundo. A la macroeconomía pertenecen las empresas y productores que intercambian 600 mil millones de dólares al año con Estados Unidos, y la banca-rica que los financia. Enfrente está la microeconomía, de los 55 millones de jodidos que día a día buscan el pan, esos son los que están en banca-rota, donde se debe incluir a territorialmente a estados productores de hidrocarburos como Tabasco, después del desastre petrolero.

No hay que ser filósofo, ni ideólogo para tener claro que como candidato se tiene derecho a decir lo que se piensa, pero como estadista se debe decir o callar responsablemente lo que mejor le convenga al país que gobierna. Ya no valen las expresiones “mi pecho no es bodega”, ni “yo siempre digo lo que pienso”.

¿Cómo se llama dar gratuita y graciosamente elementos de ataque a sus detractores y enemigos, aunque los hayas perdonado?

¿No es irresponsabilidad desairar una seguridad profesional que garantice la integridad del presidente electo que cuando arriba a cada aeropuerto debe abrirse paso entre los codazos que se propinan quienes desean pedirle algo y los reporteros y fotógrafos?

TIEMPO DE JUSTICIA.-

Definitivo, hay consenso en el Congreso local sobre los dos ayuntamientos que tienen mano para ser reprobadas sus aplicaciones de los presupuestos. De acuerdo con los diputados del PRD y Morena, Patricia Hernández Calderón, quien preside la III Comisión Inspectora y Braulio Escalante Castillo, la calificación de las cuentas públicas de Teapa y Macuspana son “focos rojos” para la actual Legislatura.

TIEMPO FUERA.-

Sí. Después de los terremotos de 19 de septiembre de 1985 y 2017, con damnificados aún en la calle, que hoy solo haya simulacros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario