viernes, 4 de agosto de 2017

TABASCO POLÍTICO / José Luis Gutiérrez Gutiérrez / NINGUNA OPORTUNIDAD / Columna / Vier Agos 04

TABASCO POLÍTICO

                                                                       José Luis Gutiérrez Gutiérrez
                                                                       jlggutierrez@hotmail.com

NINGUNA OPORTUNIDAD

            Si localmente está complicadísimo que el PRI recupere la gubernatura, a nivel nacional resulta electoralmente imposible ganar la presidencia. Con ninguno de los aspirantes presidenciales que se manejan en los medios de comunicación gana. Ni con un externo la hace (llámese como se llame).
            Su situación es verdaderamente patética, alarmista, catastrófica. Mientras más pasan los días, semanas y meses más crece la animadversión social en contra del presidente Enrique Peña Nieto y su gabinete y, por ende, del propio PRI.
            Los resultados de los estudios demoscópicos son rotundamente demoledores. Su gobierno está abrumadoramente, con razón o sin ella, reprobado. Ni el 20 por ciento de los mexicanos aprueba su gestión pública.
            El Estado de México es el mejor ejemplo de lo que puede ocurrirle en la elección presidencial en el 2018. Ahí perdió el PRI. Si ganó la gubernatura es por la coalición con el PVEM, PANAL y PES, de lo contrario la candidata de Morena Delfina Gómez Álvarez hubiera ganado.
            Mire usted: que tiraron toda la carne al asador. No escatimaron ni un solo peso. Ahí sí que no hubo miseria. Miles de millones de pesos se usaron para fraguar la candidatura del gobernador electo Alfredo Del Mazo Maza.
            El PRI del mexiquense Enrique Peña Nieto ha venido de más a menos. De las 21 entidades que gobernaba a inicio de su descarrilado mandato presidencial en el 2016 perdió seis: Durango, Quintana Roo, Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua y Aguascalientes. Y esté año entregó Nayarit. Y Coahuila con signos interrogantes, pues se anuló la elección para gobernador que favorecía al candidato priista.
            Para acabarla de amolar, de las entidades con mayor padrón electoral, solo el Estado de México sigue gobernando, pues la Ciudad de México, Nuevo León, Veracruz, Jalisco y Puebla están en manos de sus contrincantes.   
            Así qué imagínense cuál sería el futuro del PRI, si en la 22 Asamblea Nacional se fracturan.
            Ni cuando perdieron la presidencia de la República en el 2000 y 2006 estaban tan mal, ya que en ambos sexenios tenían el grueso de las gubernaturas, congresos locales, presidencias municipales y hasta el Congreso de la Unión.
            No veo cómo pueda entonces revertir en tan corto tiempo los escenarios políticos adversos que actualmente tiene.
            El PRI va a necesitar más que un milagro guadalupano, para retener el Ejecutivo Federal.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”
(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

            Usted cree que si el alcalde de Centro no fuera Gerardo Gaudiano Rovirosa la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), hubiera desempolvado precisamente ahora el caso de la ex cronista de la Ciudad, Felipa Nery Sánchez.
            Definitivamente creo que no. Ni, aunque fuera un asunto de vida y muerte.
            A poco no hay expedientes que llevan mucho más tiempo en el archivero, de mayor envergadura social. Más transcendentales que el de la docente de la UJAT.
            Viene a dictaminarse cuando todos los aspirantes a la candidatura perredista a la gubernatura están metiéndole el acelerador a fondo.
            Da de que pensar, genera razonadas suspicacias.
            Aclaro: no estoy en contra de los derechos fundamentales del ser humano, de ninguna manera.
           Lo que sucede es que la actuación de la CEDH de Pedro Federico Calcáneo Arguelles levanta sospecha por la coyuntura política en que se resuelve.
            La cuestión es que le generaron ruido al edil capitalino.
            En fin, espero de corazón estar totalmente equivocado.
            Bueno…nos leemos dentro de algunos días, pues este servidor va a descansar.      ¡Dios los bendiga! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario