viernes, 16 de junio de 2017

Centro de Cancún, campo de batalla / Vier Ju 16

Centro de la ciudad, campo de batalla

Publicado en el DIARIO POR ESTO


El centro de Cancún se convirtió en un verdadero campo de batalla, en donde sicarios y agentes ministeriales se envolvieron en una lluvia de plomo que duró poco más de 30 minutos, la noche de éste jueves. 

El pánico se apoderó de la ciudadanía, pues cual si fuera un video grabado en el norte del país, se podían escuchar los gritos de terror, las incontables detonaciones de armas de fuego largas y las voces que pedían ayuda de decenas de ciudadanos que se encontraban cerca de la zona cuando se dio el terrible encuentro.

Muchos optaban por salir corriendo, mientras que otros se tiraban al piso en busca de un refugio para evitar ser asesinados, pues las balas podían escucharse tan cerca que parecía que al lado de ellos en cualquier momento podría caer una persona muerta, pues ya no sabían por donde estaba la persecución. 

Para algunos el operativo duró horas, pero la realidad fue que todo inició en un par de segundos, en los cuales de pronto la avenida Tulum, entre la avenida Cobá y la avenida Uxmal, se vio blindada por patrullas y elementos de las diferentes dependencias policiales que trataban de alcanzar a dos vehículos.

Al principio observan curiosos una persecución alrededor de las 08:40 de la noche, que inició sobre la avenida Cobá, hasta que de pronto a lo lejos escucharon lo que parecían petardos o cohetes, pero mientras se acercaban, notaron que los estruendos eran mucho más fuertes que eso. 

Vendedores de artesanías, trabajadores y meseros que se encontraban cerca decidieron salir para observar lo que sucedía, hasta que lograron ver a los elementos bajar corriendo de sus patrullas, mismos que después de cortar cartucho en sus armas largas, comenzaron a disparar a diestra y siniestra en contra de una camioneta y un vehículo particular. 

Asombrados, decidieron permanecer cerca, hasta que escucharon los disparos de respuesta en contra de los policías y se percataron que estaban justo en medio del campo de batalla, en donde no sólo corrían riesgo de ser lastimados, sino hasta de ser asesinados. 

No necesitaron otra razón y se alejaron en cuestión de segundos de la zona, algunos cerraron sus negocios, otros salieron corriendo para ponerse a salvo, pero los que corrieron con menos suerte sólo pudieron tirarse al piso y gritar por ayuda, hasta rezar para que todos se encontraran a salvo. 

El supermercado Chedraui no se arriesgó y evacuó a todos sus clientes para después bajar sus cortinas y cerrar por completo, obligando a más de 50 personas a buscar un escondite cerca, aún cuando los elementos policiales los corrían de un lado a otro. 

La crisis no fue sólo para los que estaban caminando, pues al darse cuenta de lo sucedido, camiones del transporte público y automóviles particulares intentaban huir a toda velocidad aunque esto se diera en sentido contrario, afectando a otros que también intentaban alejarse. 

En medio de toda esta confusión y mientras que algunos uniformados rastreaban a los sicarios agresores, otros elementos cercaban el lugar con cinta de prohibido el paso, dejando en medio a los combatientes, causando un pesado tráfico vehicular sobre la avenida Tulum, Coba, Uxmal y Náder.
 
Mientras intentaban alejar a todos del lugar en donde permanecía los vehículos baleados y una persona muerta, muchos de los elementos se trasladaron hasta la avenida Xcaret entre Kabah y prolongación la Luna, en donde se ubican las instalaciones del C4, Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito y Vicefiscalía de la Zona Norte, la cual blindaron por completo por temor a un nuevo ataque. 

Hasta la media noche la situación prevalecía igual, todo estas avenidas permanecían parcialmente cerradas y con autoridades trabajando. 

Por las redes sociales se observó el descontento de la ciudadanía y precaución, muchos de los cuales incluso escribían “Cancún me dueles”, pues es triste y lamentable que este tipo de situaciones afecten a la ciudadanía y al turismo, quienes ya no se sienten seguros de caminar por las calles de esta ciudad, la cual era bella, tranquila y sin duda un paraíso para vivir, algo que al parecer quedó en el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario