miércoles, 21 de junio de 2017

Sí quiero. Toda mi vida me he preparado para gobernar: Gina Trujillo / Miér Ju 21

Sí quiero. Toda mi vida me he preparado para gobernar

Publicado en el DIARIO RUMBO NUEVO JUNIO 20, 2017


“Si queremos entregar Tabasco, yo no voy a ser la candidata. Si hay una negociación para entregar Tabasco, no voy a ser la candidata”, reitera la secretaria adjunta del CEN priista, Georgina Trujillo Zentella e insiste en la aspiración “de años” de gobernar Tabasco tal como lo hiciera su padre en el sexenio 1970-1976, incluso desliza dos ejes fundamentales de su eventual gobierno: recupera el sector agropecuario y diversificar los “efectos” de la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto.
Luis Enrique Martínez
Rumbo Nuevo
“Si queremos entregar Tabasco, yo no voy a ser la candidata. Si hay una negociación para entregar Tabasco, no voy a ser la candidata”, reitera la secretaria adjunta del CEN priista Georgina Trujillo Zentella e insiste en la aspiración “de años” de gobernar Tabasco tal como lo hiciera su padre en el sexenio 1970-1976, incluso desliza dos ejes fundamentales de su eventual gobierno: recupera el sector agropecuario y diversificar los “efectos” de la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto.
“Mi propuesta es darle a los ciudadanos tabasqueños la confianza de que tengo una visión muy clara de hacia dónde quiero llevar el estado. No quiero ser gobernadora por tener el cargo. Yo quiero gobernar Tabasco que son dos cosas distintas”, expresa en la entrevista que concedió este domingo en sus oficinas de Avenida Universidad 311, Fraccionamiento Framboyanes, a la directora editorial Gloria Karina López y este reportero de Rumbo Nuevo.
Durante la conversación que duró cerca de una hora, afirma su deseo de pasar a la historia “como una buena gobernadora” y, además, dice aspirar a salir del gobierno de Tabasco como salieron Michel Obama y Barak Obama de la presidencia de Estados Unidos. Y cuando se le observa que al menos tres aspirantes a suceder al gobernador Núñez Jiménez desciende de familias de ex gobernadores, la legisladora cuestiona:
“¿Por qué en la actividad política se critica que el hijo siga los pasos del padre y por qué los hijos del médico que son médicos, los hijos de abogados que son abogados, no? ¿Cuál es la idea de que no siga lo que es una tradición familiar de abogados y en la política se descalifica? ¿Cuál es la diferencia?”
–Ninguna—se le dice. Y entonces se cierra la pregunta: ¿Aspira a igualar o superar el trabajo de su padre?
–Yo aspiraría superarlo para que este orgulloso de mí. No estaría orgullosa de mí, si no hago un buen trabajo como gobernadora…
Gina en su tinta
Generalmente se levanta como a la siete de la mañana. Al día siguiente, se duerme a la una o dos y media. Dice entregarse por completo al trabajo profesional cuando está “en la chamba”. No obstante, cede espacios personales para disfrutar su casa, a los y la familia. Es lectora de novelas históricas, pero también a lecturas obligadas para los políticos. En general no tiene autores preferidos pero menciona, por no dejar, La importancia de la levedad del ser de Milan Kundera. Y, por supuesto, a Gabriel García Márquez y El Principito de Antoine de Saint-Exupéry.
Se le recuerda que inició su carrera política en la dirección de turismo y desde 1997, cuando fue presidenta municipal de Centro, el meteórico ascenso parece no tener fin. ¿Cuál es la clave del éxito?, se le pregunta.
–La clave del éxito en una carrera política es exactamente la misma que en cualquier otra actividad profesional. Es proponerse metas, trabajar con objetivos; procurar siempre dar los mejores resultados; dedicarse a esa tarea y no andarle metiendo el pie a nadie más. En el caso de la actividad política creo que esa es también una clave fundamental. Dedicarse a lo suyo, a lo que uno tiene que hacer y no estar viendo cómo perjudico, cómo entorpezco el camino del de alado.
Con el bíblico “de todo hay en la viña del señor”, rechaza el dicho popular según el cual “el peor enemigo de la mujer es una mujer”. Y refiere: “Hay hombres muy soy muy solidarios con las mujeres y hay mujeres que no permiten que nadie crezca porque quieren crecer solamente ellas. De todo hay. Yo tengo la fortuna de tener como gran aliada a las mujeres.
–¿Y los hombres están preparados para que los gobierne una mujer?
–No se puede generalizar. Insisto, de todo hay en la viña del señor. La experiencia dice que votaron por mí para ser la primera presidenta municipal de Centro y, después, para ser la primera senadora de la república. Tengo la esperanza de que voten por mí para hacer la primera gobernadora de Tabasco. He ido abriendo brecha.
No a la corrupción
En la conversación que sirve como muestra de su actividad política profesional pues en el Día del Padre, desde temprano, se reunió con una diversidad de personas antes de recibir a los representantes de Rumbo Nuevo, casi al mediodía. Cada respuesta las acentúa con gestos y ademanes, a veces cruzando los dedos sobre el escritorio donde destaca una estatuilla de mármol del poeta de América, Carlos Pellicer Cámara.
Las mujeres –sostiene ante una pregunta– tienen menos fama de corruptas. La opinión pública asocia PRI con corrupción. Mal hecho porque son más pillos los panistas y tengo elementos para decirlo. Los panistas democratizaron la corrupción en el país. Es decir que se fue a todos los niveles. Pero, bueno, eso es harina de otro costal.
“Yo sí creo que asocian menos a la mujer con la corrupción que al hombre. En mi caso –perdón que lo diga con esta contundencia–, yo en términos de corrupción no tengo cola que me pisen. Yo sí puedo hablar con un discurso anticorrupción y de lucha contra la impunidad y de transparencia. Porque toda mi vida me he dedicado a esto y ¡jamás he estado involucrada en ningún asunto de corrupción! ¡Al contrario! Pregúntenle a la Cámara de la Industria de la Construcción si cuando salí del ayuntamiento no me dieron un reconocimiento por la forma en que maneje la obra pública…más de trescientas obras.
“Yo en mi vida no me he chingado un peso. Y no voy a permitir que un colaborador mío le meta la mano al cajón y que manche mi nombre porque él se está enriqueciendo indebidamente. ¡Nooo! ¡Eso no va conmigo! Pregúntenle a Mauricio Herrera y a Mauricio Cerda, si no los corrí del ayuntamiento porque estaban pidiendo dinero a los contratistas. ¡Pregúntele! ¡No juego con eso! Porque eso se lo aprendí a mi papá. Mi papá el dinero que hizo, lo hizo cuando fue abogado en su despacho en México…¡Nooo, el tema de corrupción conmigo no va! ¡No va!
–¿Entonces sería una garantía para el PRI que designara una mujer como candidata a gobernadora?—pregunta Gloria Karina López.
–Hay de todo porque también hay mujeres que son unas pillas de siete suelas… ¡También las hay! ¡Y conozco algunas! Creo que cada vez tenemos que fijarnos más en la persona. Yo sí puedo hablar de transparencia, yo sí puedo hablar de rendición de cuentas, yo sí puedo hablar de combate a la impunidad
“Es más una de las primeras propuestas que haré, si gano la elección, es enviar una iniciativa al Congreso local para eliminar el fuero. Ningún funcionario tendrá fuero en mi gobierno, nadie. Ni la gobernadora, ni los alcaldes…¡nadie!”
No soy candidata, si PRI negocia Tabasco 
Con el mismo énfasis con el que se refiere a los actos de corrupción de los servidores públicos, también responde a las interrogantes relacionadas con la postulación de candidato o candidata del PRI a la elección de gobernador en 2018:
–¿Si favorecería al PRI que su candidata fuera una mujer?
–Depende de la mujer. Yo si soy una gente que puede tener un discurso congruente en el tema (la corrupción) porque nunca se me ha tachado de andar metida en rollos de negocios.
–¿Si fuera Candita (Gil Jiménez) la candidata, se sumaría?
–¡Sí! Si no me dan la oportunidad…yo soy priista. Yo no voy atraicionar a mi partido.
–¿Sería un error del PRI si impone un candidato?
–Si queremos entregar Tabasco, yo no voy a ser la candidata. Si hay una negociación para entregar Tabasco, no voy a ser la candidata.
Equidad de género
Quien fuera presidenta municipal de Centro, senadora de la república, diputada local, dirigente estatal del PRI y funcionaria del gobierno federal y, ahora, diputada federal considera que el presidente Peña Nieto no hizo once sino doce reformas estructurales. La última, dice Gina Trujillo, la reforma constitucional para obligar a los partidos políticos a postular la mitad de mujer es una reforma estructural profunda en el sistema político mexicano. “Fue consecuencia de una mezcla de factores que influyeron en la decisión del presidente. Por un lado, un compromiso que él tiene, realmente, con la equidad y la igualdad. Y, por otra parte, el reconocimiento de que una sociedad moderna no puede prescindir de la mitad de sus ciudadanos para salir adelante. Y esos somos las mujeres”.
–La mujer está capacitada para asumir responsabilidades como presidenta, gobernador, senadora…
–Por supuesto que sí. Hay de todo. Hay mujeres muy preparadas, como hay hombres muy preparados. Y hay hombres que no sirven para nada, también es cierto.
–¿Esta sociedad machista está preparada para que una mujer llegue a la presidencia de la república?
–Creo que sí. Me parece que la gente cada día vota más por la persona. Estoy segura que si les pones a una improvisada que quiera, de repente, ser presidenta de México (me parece que hay un ejemplo por ahí en el partido albiazul), por más que haya sido primera dama, la gente observa y puede comparar que hay perfiles, que hay trayectorias que a lo mejor, en ese caso de una mujer, no las encuentran con la suficiente trayectoria o con la suficiente experiencia para poder encabezar una responsabilidad de esa naturaleza.
“Pero también hay mujeres, sumamente capacitadas, que pudieran, perfectamente bien, disputar una candidatura presidencial. Y que la gente podría reconocer que hay experiencia, que hay trayectoria y que hay capacidades. Es un tema donde la sociedad evalúa no el género sino la trayectoria y la experiencia”.
–Bajando la pegunta al terreno local 
–¡Exactamente, lo mismo!—interrumpe. Y cuando se le menciona ejemplos de las presidentas municipales de Centla, Emiliano Zapata, Jalapa y Jonuta, donde la ciudadanía cuestiona la influencia en sus respectivos quehaceres públicos, la diputada vuelve a interrumpir, ahora con una pregunta: “¿Eran las candidatas originales?” –¡No!—se le responde. Enseguida, acota: “Ahí está la respuesta”.
–Pero con esos ejemplos ¿qué puede decir?
–¡Que no nos podemos equivocar!–, ataja.
Argumenta, luego: “Que no podemos andar poniendo candidatas improvisadas; que tenemos que postular mujeres y hombres con la experiencia y trayectoria, y con las cualidades y las aptitudes para poder gobernar”.
Y cuando se le dice que si esa reflexión era para su partido y demás organizaciones políticas, también revira: “A mí me importa mi partido. Lo que hagan los demás es responsabilidad de sus militantes y dirigentes. Yo hablo por el PRI”.
–Entonces ¿le dice a su partido que no se equivoque en 2018?
–¡Claro! Tenemos que postular en el Comité Ejecutivo Nacional y en los comités directivos estatales, y hablo de todo el país, y hablo, también, como secretaria adjunta del CEN, a los mejores hombres y a las mejores mujeres.
“Los que tengan mejor presencia en cada uno de sus distritos, en los municipios y en los estados; los que tengan mejores cualidades y aptitudes para poder sacar adelante la responsabilidad de participar en un gobierno municipal, estatal o en las Cámaras sean locales o federales”.
En política a nadie puede darse por muerto
Luego de ponderar la reorganización del CDE del PRI tras la elección de presidente sustituto de Gustavo De la Torre Zurita, además de confiar en la participación de los jóvenes en la elección venidera, Gina Trujillo, como tabasqueña, se refiere a la declaración del gobernador Núñez Jiménez en la cual advierte a las izquierdas que “el PRI no está muerto”:
Efectivamente, afirma. En política no puedes dar por muerto a ningún adversario. Y, además, en el caso del PRI, está el voto duro muy importante. Tenemos el voto duro más grande de cualquier partido político en Tabasco. Y efectivamente, no pueden dar por muerto al PRI en ninguna circunstancia.
–¿Ese voto duro le da para ganar? 
–A ningún partido le da el voto duro para ganar. Cualquier partido que pretenda ganar una elección, tiene que conquistar el voto de los ciudadanos sin partido, de aquellos que votan más por la persona que por el partido, con base en la propuesta, con base en atributos: la experiencia, la trayectoria de la persona. Ningún voto duro es suficiente ya ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario