miércoles, 31 de mayo de 2017

ARMAGEDÓN / Alfredo A. Calderón Cámara / Resultados y justicia… / Columna / Miér Ma 31

Armagedón
“Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos...”
Deuteronomio 6:25
Resultados y justicia…
Alfredo A. Calderón Cámara

Cuando Jorge Javier Priego Solís arribó al Poder Judicial fue subestimado por la mayoría de los Magistrados que sentían que por venir de su notaría no llenaba el perfil para dirigir los destinos del Tribunal Superior de Justicia; lo primero que hizo fue hacer una diagnóstico de la realidad que enfrentaba el Poder Judicial y de saber a ciencia cierta el por qué el desprestigio y la casi nula credibilidad social en uno de los poderes del Estado; Priego Solís encontró todo un monstruo de mil cabezas de violaciones constantes del imperio de la ley, donde una gran parte de sus empleados, jueces y magistrados en funciones y de todos los niveles había colusión para detentar un poder que no debía estar en manos de personas que en el camino habían perdido el sentido de la integridad, el honor y la dignidad y a su paso iban dejando que las miasmas de la corrupción lacerara aún más la injusticia y la desigualdad social.

Al estar la información en manos del gobernador Arturo Núñez, también llegaron las opciones, había que hacer algo urgente. Al poco tiempo de la renovación de la cabeza del Poder Judicial, se detectó que dentro del cuerpo de jueces y magistrados, había incluso quienes ostentaban maestrías y doctorados “patitos”, falsos de toda falsedad, pero que el acomodamiento de la corrupción y los lazos de cotos de poder habían permitido; en fin, todo un caos. Y comenzó la limpia y con la limpia, el jaloneo, las inercias y las resistencias al cambio. Nadie duda que han sido más de cuatro años de batalla fuerte, pero que ha habido buenos resultados; uno de los principios de legalidad y certeza jurídica que encontró es que había una violación lacerante a los ordenamientos legales en la relatividad de la designación de 8 magistrados numerarios y 13 magistrados súper numerarios.

Mismos que habían sido designados de manera caprichosa y hasta oficiosa, no de acuerdo a la demanda y necesidad natural de la administración de justicia. De inmediato se procedió a ubicar las condiciones en tiempo y forma en que cada quien desempeñaba sus funciones, ya que había magistrados –hombres y mujeres- que lejos de desempeñar con cabalidad y lealtad sus funciones, mantenían dicha posición como un coto de poder e incluso tenían despachos jurídicos alternos para violentar la aplicación del estado de derecho; es decir, al tener información privilegiada de casos relevantes, dicha información era usada con fines non santos, origen de algunos enriquecimientos inexplicables. Se tomaron diversas medidas, en la mayoría de los casos la más sana para la limpieza del Poder Judicial, al final la limpieza avanzo y los tiempos dieron paso al Nuevo Sistema Penal Acusatorio.

Algunos magistrados optaron por negociar una salida digna y optaron por una liquidación sana, otros –los menos- se aferraron al poder y optaron por combatir por la vía jurídica; una de ellas, Enedina Juárez Gómez, quien lejos de cualquiera de los beneficios planteados se negó a dejar el cargo y respetar las normas de relatividad establecidas en el Poder Judicial y en el Consejo de la Judicatura, llegando incluso su caso hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde hace unos días, le fue negado el amparo por razonamientos simples que por más que le fueron explicados, tuvo que ser un magistrado de la Suprema Corte quien en última resolución dictaminara que.

Su existencia como magistrado supernumerario obedece a las necesidades de la administración de justicia y que en la legislación del estado no se contempla un plazo de duración específico por ello, sus argumentos de inamovilidad carecen de sustento y fundamento porque sólo acredita a los magistrados numerarios. Que su remoción en el cargo no fue como resultado de una destitución, sino por tratarse de un nombramiento otorgado por necesidades de la administración de justicia, el cual llegó  a su conclusión. Duele que Priego Solís haya entendido como de imperante necesidad la limpieza del Poder Judicial, pero era necesario; para algunos quizás todavía no ha terminado, pero hay resultados y justicia…
EL SEPTIMO SELLO
Los antecedentes de cada juez o cada magistrado son los que han marcado la pauta para que ellos permanezcan o sean erradicados del Poder Judicial.
LA SEPTIMA TROMPETA
Anote lo que falta. También puede revisar esta columna en el portalhttp://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.

No hay comentarios:

Publicar un comentario